BNET fue profeta en su tierra en una noche para la historia

by
BNET fue profeta en su tierra en una noche para la historia
La opinión y reacción in situ de Alex García en la Final Nacional de la RedBull Batalla de los Gallos

Todavía más de una hora y media para que arrancara, pero ya estábamos dentro; la luz, la ambientación y el escenario; lo teníamos claro y se notaba: era día grande para el freestyle de nuestro país, era día de Final Nacional.

Pasaban los minutos y se iba llenando el Wizink Center, 15000 almas esperando a los protagonistas y un primer momento importante: el sorteo; ocho batallas de octavos y tres cruces tremendos, primeros levantamientos de nuestros asientos y la cuenta regresiva que ahora sí, comenzaba.

Poco después, se asomaron Mbaka y Queen Mary, con los speakers en el escenario, DJ Verse tras los platos y los MCs entrando en sus presentaciones, era el momento, ¡La Final Nacional 2018 arrancaba!

Comenzó con BTA vs Kensuke (bajo mi punto de vista réplica por los minutos con temática del madrileño), pero creo que se la dieron al malagueño por la superioridad en el rapeo. A continuación Walls pasó por encima de Hander y mostró sus credenciales para llevarse la competición. Bnet avanzó frente a Eude (réplica bajo mi punto de vista por el segundo minuto de Héctor criticando el maltrato animal, aunque creo que pasó Javi por rapeo) y llegó la gran batalla de octavos sin duda: Errece vs Blon, Alejandro vs Pablo; cuatro minutazos que depararon en una réplica en la que el valenciano se impuso al barcelonés, que ojalá no se rinda y siga intentándolo.

“Me han traído aquí para insultar freestylers, no me habían dicho que tenía que educar a nadie”

La batalla fue tal que después dejó un poso de tranquilidad y pausa, cabreo en los fans de Pablo, alegría en los de Errecé y en el público general, una calma que al menos a nosotros nos hizo no estar metidos 100% en las dos siguientes. Aunque tras revisarlas, Tirpa puede bien con Sweetpain, aunque el sevillano nos dejó un gran primer minuto y Robledo sobre Elekipo (para mí era réplica, pero no se dio por la misma circunstancia que el Bnet vs Eude).

A continuación, Diego Bottamino salió enchufadísimo y pasó por encima de un mermado Mowlihawk, “me han traído aquí para insultar freestylers, no me habían dicho que tenía que educar a nadie”. El asturiano soltó lo que quería y demostró que iba con todo.

Última batalla de octavos: Force vs Zasko, réplica en mi opinión, pero se premió la regularidad y con el pase del gallego, descanso para tomar aire y turno de cuartos.

Tras una pequeña odisea buscando los baños y luego de regreso al sitio, llegábamos a tiempo y comenzaban los cuartos con una de las grandes batallas del evento; Walls vs BTA, dos réplicas (quizá el malagueño ligeramente por encima antes del primer desempate, pero muy muy coherente también la réplica) y en la segunda de ellas, Ginés se alzó por encima de Alfonso y venció. Una recomendación, si nos lo permiten, la base de Walls BTA con violín no se debe perder, porque fue espectacular.

Segunda batalla de cuartos: Bnet vs Errecé; tremendo duelo niveladísimo que para mí gana por poquito el madrileño por los dos últimos patrones de la batalla, Bnet a semifinales.

Tirpa se impuso bien sobre Robledo en la tercera y Force hizo lo propio con Botta, al que sacó a base de tremendas contestaciones para meterse entre los cuatro mejores con todo merecimiento.

Así llegaban las semifinales: Walls vs Bnet, batallón de estilos, de poder a poder y que se inclinó para el local, principalmente por lo mismo que comentó el propio Walls: hizo una grandísima competición, sin embargo, perdió la concentración unos instantes en un momento clave y a este nivel, esto es clave. En el Wizink, entre la incredulidad y la admiración, coreábamos a Bnet que estaba demostrando que también se puede ganar rapeando con la mente en blanco y estaba dando una auténtica lección de técnica y de fluidez sobre un boom bap.

Force pasó por encima de Tirpa claramente y tras un tercer y cuarto puesto que se llevó Walls, llegaba la gran final.

El favorito del público hasta ese momento frente al local y la gran revelación del día sin ninguna duda: Manel y Javier, Force y Bnet; de poder a poder, pero con un claro tinte rojiblanco (equipo de Bnet). Ligeramente por encima en la primera ronda, superior en la segunda y dónde parecía más endeble que era en la sangre estuvo bestial y no solo por la rima de llevar el Big Bang dentro.

Sonó el último tiempo de Mbaka, cogieron las dos manos de los finalistas y tras la cuenta atrás, alzaron la de Javier Boned aka Bnet, que se convertía en campeón Nacional de Red Bull Batalla de los Gallos.

Entró por Barón, estuvo el miércoles previo en El V Elemento con toda la tranquilidad y el sábado se alzó como campeón en el Wizink Center ante 15000 personas con esa misma tranquilidad. Mientras en la grada sonreímos al verlo hacer historia desde la humildad, la sinceridad, a puro rap y sin prepararse nada. Un genio Bnet que se llevó un tremendo abrazo de su amigo Robledo, y una instantánea para el recuerdo que refleja lo que es la amistad sobre un escenario.

Por último, quería romper una lanza a favor de Force y es que muchos le critican por su manera de rapear y es cierto, pero cada vez está puliéndola más y sobre todo, para llegar ahí hay que tener una puesta en escena como la suya y contestar cómo casi nadie en el panorama. Manel es talento respondiendo, pero sobre todo es persistencia y trabajo, no ha ganado, pero dos subcampeonatos nacionales no se regalan con la compra y él los tiene, por algo será.

Por Alejandro García (@AlexGarcia833)

Deja un comentario