Residente nos trae su vida y obra con René

by
El artista puertorriqueño nos regala una pequeña obra de arte que demuestra su grandeza y humanidad

Como bien comienza René, con este hit que en un solo día tiene más de cinco millones de reproducciones,  “escribo bien sobrio pero escribo mejor borracho”. O lo que es lo mismo, Residente y una demostración más de cómo es uno de los mayores artistas musicales de nuestra generación.

Con una individual muy distinta al común denominador musical, Residente nos ha sorprendido, una vez más, con una canción de más de siete minutos, que abre con una pequeña lección que recuerda de su madre y cierra con el gran Rubén Blades, con una base intensa y lenta.

Ese imposible de imaginar lo vuelve a hacer René, en esta ocasión el boricua baja del cielo para ponerse frente a la cámara, en un campo de beisbol de Trujillo –su casa, su hogar– para mirarnos a los ojos. Para contarnos cómo ha sido su vida, cómo se siente, cómo extraña y cómo llora.

Haríamos parafraseo de cualquier línea de esta pequeña gran obra pero como es casi imposible elegir solo una y en la redacción no queremos discutir creemos que es mejor que la escuches y listo.

Artículo por Álex Blasco Gamero (@jalobg)

Deja un comentario